A lo largo de la historia se han creado muchas sillas de madera, pero ninguna ha sido tan famosa y reconocida en todo el mundo como la silla Thonet. Si bien es cierto que fue diseñada hace más de un siglo y medio, su huella se ha llegado hasta la actualidad, donde muchas de las sillas de madera que existen tienen su origen en la mítica silla Thonet, también conocida como silla número 14, por el número que recibió en el primer catálogo en el que apareció.

Creada en el año 1859 por Michael Thonet, un diseñador de muebles alemán, la silla Thonet se convirtió rápidamente en un éxito mundial y marcó un antes y un después en la historia de los muebles. Nos encontramos ante la silla más imitada de toda la historia.

silla thonetUna técnica pionera: el doblado de la madera gracias al vapor
El diseño original de esta pieza estaba elaborado con madera de haya doblada al vapor, una técnica pionera dentro del sector de la elaboración de muebles. Desde sus inicios como carpintero en el año 1830, Thonet experimentó diferentes técnicas para laminar y doblar la madera, insistencia que se vio recompensada el año 1841, cuando finalmente patentó la técnica del doblado de madera en caliente.

Con esta técnica, Thonet conseguía un material elástico y flexible gracias al calor y la humedad del vapor, ideal para trabajar sin tanta dificultad. Con este paso, el año 1859 fabricó la famosa silla Thonet, formada de seis piezas independientes, juntadas con 10 clavos y dos tuercas. El asiento original estaba fabricado de rejilla, porqué si caía alguna bebida, el líquido se filtrara por los agujeros sin ensuciar la silla.

 

Primer mueble del diseño industrial
Otra de las características que la hace única es que fue el primer mueble de diseño industrial de la historia, representando la transición entre la fabricación artesanal y la producción industrial. La silla podía ser fabricada en masa por trabajadores no cualificados y se podía transportar desmontada, ahorrando espacio y tiempo. En su momento, se colocaron 36 sillas desmontadas (un total de 216 piezas) en una caja de un metro cúbico de capacidad y se distribuyeron por todo el mundo. Además, su precio, muy económico, y un diseño sencillo pero elegante, la hicieron muy popular, convirtiéndose, en poco tiempo en protagonista de bares, cafés y también de comedores y cocinas particulares. Con la silla Thonet empezó la historia del mueble moderno.

Un clásico del diseño
Con más de 60 millones de sillas vendidas a lo largo de su historia, la silla Thonet es sin duda, uno de los clásicos del diseño. A lo largo del tiempo, han sido muchas las réplicas de la silla: han variado los materiales, los colores, la utilidad, pero la esencia sigue siendo la misma. Actualmente, bares, restaurantes, museos y casas particulares siguen teniendo como protagonista esta pieza que nunca pasa de moda. Y es que como decía el arquitecto suizo Le Corbusier: “nunca se ha creado algo tan elegante ni tan bien concebido, con una ejecución tan precisa ni tan práctico”.

Si quieres más información o tienes alguna idea, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. ¡Estaremos encantados de atenderte!