Este mes os presentamos una cocina abierta a la sala de estar, realizada con una isla central de acero inoxidable y con barra y frontales de cajones de madera de wengué, que le aportan mucha elegancia y personalidad a la pieza.

Destacamos la cajonera suspendida y semiencastada con tres cajones, elaborados mediante el sistema de apertura “push”, evitando los tiradores y dejando a la vista un juego de volúmenes geométricos que se entrelazan entre sí.

La pared del fondo está recubierta con armarios lacados y esconde electrodomésticos, cajones y estanterías. De esta manera, quedan escondidos por las cuatro puertas plegables y escamoteables que, una vez abiertas, quedan escondidas en el lateral dejando su interior totalmente accesible.

En resumen, podemos decir que es una cocina llena de detalles: bandejas que salen como una mesa de trabajo auxiliar, cajones interiores con frontales de cristal, acceso superior para la basura desde el tablón con una tapa de madera, una columna para las botellas: en definitiva, detalles que personalizan los espacios adaptándolos a nuestras necesidades.