Proyecto: Llorens Ebenisteria

A partir de un proyecto del arquitecto Jordi Batlle, muy respetuoso con el concepto tradicional de borda andorrana, el equipo de Llorens Ebenisteria desarrolla un interiorismo que busca la continuidad a este concepto sin renunciar al confort que proporciona la vivienda moderna. Es un refugio pensado para recuperar fuerzas después de una jornada de esquí o de excursiones por la montaña.

El acceso a la borda se encuentra en la planta baja, una entrada habilitada para descalzarnos, desabrigarnos y ponernos ropa cómoda. También se ha reservado un espacio para guardar distintos accesorios de montaña como los esquís, el calzado mojado, las raquetas, los bastones, etc. Desde ahí, accedemos a un espacio diáfano y cálido que aglutina la cocina, el comedor y la sala de estar. La chimenea es la protagonista de la estancia que recuerda aquellas construcciones tradicionales de alta montaña donde se cocinaba y se comía alrededor del fuego.

La madera de roble envejecida, presente en toda la vivienda en forma de parqué, puertas o armarios, nos acompaña mientras subimos a la zona condicionada en la planta de arriba: Un dormitorio con su correspondiente baño y vestuario ocupan el piso.

En la planta subterránea encontramos los otros dormitorios, equipados con literas que se inspiran en los refugios de montaña pensados para pasar la noche en grupo y recuperar fuerzas.