La madera se ha convertido en los últimos años en un material habitual en nuestro día a día. Desde pequeños objetos, muebles, esculturas y hasta casas de madera, son solo algunos de los ejemplos. Y es que se trata de un material 100% ecológico, sostenible, renovable, muy resistente y duradero, y además es altamente beneficioso para nuestra salud.

Según un estudio elaborado en el año 2009 por la Confederación Española de Empresas de Madera (CONFEMADERA), junto con el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), la madera mejora la Calidad de vida de las personas en muchos aspectos. En primer lugar, al tratarse de un gran aislante acústico, mejora el descanso y en consecuencia proporciona más rendimiento durante el día, tanto en adultos cono en niños. Así pues, y gracias a esta característica, es un material adecuado en la construcción de escuelas y universidades, ya que crea un confort acústico ideal.

Madera y saludPor otro lado, la madera es también un aislante térmico, es decir, protege mucho mejor que el acero o el cemento, del frío y el calor, y por lo tanto, disminuye los cambios bruscos de temperatura. Y es que una temperatura corporal estable tiene efectos beneficiosos sobre nuestra salud. Según el estudio de CONFEMADERA y IBV, los suelos de madera en guarderías y hogares aportan un bienestar térmico para los bebés que estimula su desarrollo psicomotriz.

Otra característica relevante es que la madera favorece la práctica de actividad física, ya que reduce sensiblemente el número de lesiones. Se ha demostrado que practicar ejercicio en una superficie de madera es mucho mejor que en otras, ya que es un material con un coeficiente de fricción y una capacidad de absorción de los impactos superior. Es habitual pues, construir pabellones y gimnasios con suelo de madera.

Finalmente, siempre se ha dicho que la madera aporta calidez al ambiente y lo hace más confortable. Sin embargo, ¿hasta qué punto esta afirmación es cierto o se trata simplemente de una idea que se ha impuesto? Es verdad que la madera crea una sensación de bienestar, en comparación con otros materiales, y ahora, además, se ha demostrado que la madera relaja, al mismo tiempo que disminuye la presión arterial de las personas y mejora su estado de ánimo.

Con todo, la evidencia nos muestra todas las bondades de la madera, no solo para el planeta sino también para nosotros mismos. Parece ser que está llamada a convertirse en un material imprescindible para nuestra sociedad en los próximos años. Y es que madera y salud son dos grandes aliadas.

Si quieres más información o tienes alguna idea con madera, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de atenderte.