A condición de que el resultado final no pierda ninguna de las características que definen un producto único y original, los nuevos tiempos ofrecen complementos tecnológicos que permiten añadir competitividad y productividad a los procesos artesanales y llegar a resultados antes imposibles. Hay que adoptar la tecnología como un aliado para el desarrollo de la actividad, entendiendo que nunca sustituirá el criterio de las personas y que no se renuncia al carácter especial que la artesanía confiere a cualquier obra de calidad.

004-tecnologiaLa ebanistería es una de las artes más antiguas, ya que desde el principio de la historia de la humanidad se ha utilizado la madera para elaborar herramientas, accesorios, muebles y objetos decorativos diversos. Por tanto, hace tiempo que conocemos la materia prima, sabemos cómo trabajarla para sacarle el máximo rendimiento y disponemos de múltiples alternativas que, con el criterio del experto, nos darán un resultado óptimo –no en vano la industria del lujo recurre habitualmente a productos artesanos–. El bagaje es más amplio aún si quien atesora el conocimiento es una empresa centenaria que, generación tras generación, ha sido capaz de transmitir los secretos de un buen profesional.

Pero actualmente el avance de la tecnología ha aportado nuevos matices que hacen cambiar de escenario. La maquinaria y la técnica ya se fueron incorporando paulatinamente al trabajo de la madera en los últimos siglos, y en los últimos años esta tendencia se ha hecho más evidente. En muchos casos ha hecho posible la fabricación en serie en un breve espacio de tiempo de millones de muebles, exactamente iguales, sin ninguna imperfección, y su posterior distribución en el mercado global. Al final esto se traduce en la homogeneización de la oferta y el acercamiento de los gustos entre personas de diferentes países: la misma mesita de noche en un hotel de Cancún, en un piso de Pekín y en un geriátrico de Barcelona.

Ahora bien, los procesos artesanales y las tecnologías avanzadas pueden unirse (no enfrentarse) para ofrecer un cóctel imbatible. Manteniendo la originalidad del diseño, la habilidad experta para manipular herramientas y materiales, la producción no repetitiva, sino personalizada y algunas técnicas ancestrales, se han incorporado las últimas novedades en bienes de equipo que, permiten, por ejemplo, la inserción mecanizada de herrajes, el sellado en línea o el diseño virtual en 3D. Así, la combinación da como resultado un producto mejor e igual de único. La apuesta por la tecnología es, pues, un punto a favor y, unida al criterio de un ebanista «de casta», no desvirtuará ni despersonalizará la obra.

001-tecnologia